Spartan: los calzoncillos antirradiación que no necesitas

La sección “FCINCO” de El Mundo recoge noticias curiosas, llamativas, que se han hecho virales o que pretenden serlo. El pasado 26 de mayo se hacían eco del lanzamiento de unos calzoncillos antirradiación: los Spartan que, según el fabricante, reducen la radiación en un 99,99%.

En el último mes, he dedicado varias entradas del blog a los productos milagro o sistemas de protección antirradiaciones (pegatinas, pastillas) que son completamente innecesarios o, simplemente, fraudulentos. Tengo claro cuál es el interés por promocionar toda la desinformación del miedo a la antenas por parte de algunos fabricantes y distribuidores de esos productos con respecto a los riesgos de las radiaciones de radiofrecuencia. Como vengo exponiendo en esta página, estos riesgos, a los niveles de exposición habituales no lo son y, por tanto, todos estos productos son innecesarios, en el supuesto caso de que funcionen. Los fabricantes y distribuidores se aprovechan del desconocimiento y del miedo para hacer caja, a costa, claro está de la evidencia científica. Pero lo que más me ha fastidiado de esta noticia es que recientemente me compré unos calzoncillos en www.radiansa.es que, con los gastos de envío, me costaron 58€ y son más feos que el copón. No me imagino con los Spartan, pero al menos son más baratos, “sólo” 42€, unos 47,50€ con los gastos de envío… que para hacer la tontá del día no está mal… así que tiré 58€ cuando pordría haberme ahorrado ¡10€! He de decir que, hice algunas pruebas con los calzoncillos que me compré y apantallan la señal del móvil y WiFi sustancialmente. Ya haré un post sólo con este tema.

Lo que pasa es que esto de los Spartan no es nuevo, ni su lanzamiento es noticia. Fue una idea que se financió a través de la palataforma kickstarter.com en febrero de 2017. En menos de 10 horas consiguieron el dinero necesario para producir y lanzar este fantástico producto. Más de 180 patrocinadores vieron en la idea una oportunidad de inversión. Actualmente se pueden comprar a través de su portal  en http://spartanunderwear.com.

El contenido de la noticia de FCINCO, si es que alguien la lee completamente, no está mal pues se hace en tono jocoso y el texto de Diego Bermejo, su autor, cuestiona su utilidad… Incluso al final, viene a decir que es posible que se demuestre que no hacen falta antes de amortizar su precio.

Este tipo de productos son llamativos y, aunque el abordaje de “la noticia” no cabría del todo en lo que Luis Alfonso Gámez denomina “periodismo gilipollas“, es preocupante que con cierta frecuencia halla periodistas que promocionan este tipo de productos y así, entran por diferentes medios y alimentan ese miedo del que hablaba antes. Prueba de ello es el collage que ofrecen en la web de Spartan donde se ilustra la cantidad de medios que se han hecho eco del producto desde su lanzamiento, entiendo que publicidad gratuita y en forma de noticia.

¿Por qué insisto en este tema? Bueno, creo que hay que ir dando respuesta a todas estas chorradas pero sobre todo por la parte científica que me toca. ¿Qué evidencias dicen tener sus fabricantes para justificar su uso? No sé si sorprenderme: ¡el informe Bioinitiative!

Una vez más volvemos al punto de partida. El informe Bioinitiative aparece una y otra vez como evidencia científica que justifica muchos de estos productos y servicios. Ya expliqué que no se trató de una revisión sistemática y que su publicación se realizó como “special issue” en una revista (Pathophysiology), que poco tiene que ver con la exposición a campos electromagnéticos, de la que es editor uno de los promotores. Un informe que no cumple con los mínimos de calidad, no cuenta con una metodología común para los diferentes capítulos, ni criterios de inclusión o búsqueda; una selección parcial e interesada de artículos que no ha sido revisada externamente por pares ni es fruto de un consenso científico.

A día de hoy, a los niveles de exposición habituales y en condiciones normales, con la evidencia disponible, no podemos afirmar que la radiación del móvil pueda interferir en la producción de espematozoides o la fertilidad. Pero claro, nadie ha demostrado que esta radiación sea inocua o que no produzca tales efectos, pero tampoco nadie a demostrado que llevar esos calzoncillos no sea peligroso en caso de tormenta pues podrían actúar como un sistema metálico cargado atractor de rayos alrededor de ciertas partes… ahí lo dejo…